Integeneral:

El triunfo de la realidad virtual

El futuro indiscutible de la realidad virtual

El triunfo de la realidad virtual

El futuro indiscutible de la realidad virtual

Desde mediados de 2015 hasta comienzos de este año, la tecnología llamada “realidad virtual” ha ganado cada vez más renombre, pasando de ser solamente ideas, a convertirse en realidades, porque esta tecnología de la cuales veíamos en películas desde hace varias décadas, se ha vuelto por fin lo suficientemente real como para disfrutarla en el mundo. Cada vez más madura esta tecnología no solo promete entretenimiento a través de juegos, sino también poder manejar y manipular nuestra realidad para el desarrollo de proyectos de ingeniería, medicina y medioambientales.

rv0

Su proyección a futuro

Una de las problemáticas que presenta la realidad virtual es la gran cantidad de inversión que necesita. Primeramente necesita inversión económica para poder desarrollar los programas para su uso. Requiere inversión por parte de usuarios en determinar cuáles serían las mejores áreas o las tareas con mayor demanda de realidad virtual. Y finalmente necesita una inversión conjunta de empresas y clientes a la hora de lograr la aceptación de esta en la cotidianidad del mundo.

vr1

Aún estas trabas, el triunfo de la realidad virtual es absoluto e inevitable, tanto como lo ha sido el internet en los últimos años. A pesar de que en estos momentos la tecnología es de por sí bastante cara, y las compañías de desarrollo no se han diversificado tanto (hay que aceptar que esto es un invento relativamente reciente) si hay que reconocer que las posibilidades crecen cada día.

vr2

Algunos ya se están adelantando a las necesidades de realidad virtual que existirán, diseñando programas educativos basados en el uso de esta tecnología que permite llegar de manera más efectiva a niños de todo el mundo. Puede que en este año, interactuar con estos aparatos nos parezca algo complicado pero es indudable que nos acostumbraremos y ya volverá tan imprescindible para nosotros como los teléfonos inteligentes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*